Para definir políticas culturales imprácticas

Uncategorized
Ayer por la noche visité la reunión de la Asamblea Permanente de Cultura, una ‘agrupación’ que intenta elaborar un documento que será entregado al nuevo Ministerio de Cultura, que tiene a la cabeza al poeta Antonio Preciado. Y bueno, salí corriendo porque todavía, incluso ahora no puedo entender cómo un grupo de personas que aparentemente son pensantes no pueden darse cuenta de lo impráctico de sus posturas.
Preciado, yo también pondría esa cara al recibir ese documento

Sí, así de claro y raspado.

¿El problema? Asumir que la creación de políticas culturales (alguien en esa reunión aseguró que es solamente una declaración de principios que intentan hacer) se la puede hacer desde una definición de cultura proveniente de la antropología, hecho así resulta absurdo. Según tal concepto todo, absolutamente todo, es cultura. Es decir, si yo mojo el pan en la leche del desayuno soy susceptible a ser tomado en cuenta para esa elaboración de políticas que deberían conocer Preciado y compañía.

Antes de seguir aclaro algo. Es obvio que ese concepto antropológico es preciso y aplicable a una vida como sociedad. Pero destinarlo a fungir de base para una serie de políticas que buscan ser concretas me parece estúpido y ridículo. Las dos concepciones de cultura (la antropológica y la ligada al arte, costumbres de etnias y tradiciones) no son lo mismo y una no niega a la otra o reniega de la otra, pero si en un grupo de personas que sostienen que “el arte es una parte pequeña de la cultura” o que “los artistas son, dentro de la pirámide social, una punta, es decir una élite”, y que están reuniéndose constantemente para establecer un documento que gustosos entregarán a las autoridades, se permiten la extrapolación de un concepto antropológico a una aplicación práctica que intente beneficiar a millones de ecuatorianos, me parece arar en el mar y perder el tiempo.

Imaginen ese documento. “La historia sin fin”, la verdadera historia sin fin.

El sábado pasado hubo un taller abierto a todo el mundo y de eso Dal puede dar ciertas direcciones pues yo no asistí. Lo cierto es que se dividieron a las personas para realizar las discusiones y en un mismo grupo podían convenir instructores de aeróbicos, maestros de reiki, literatos, cineastas y artesanos. Pregunto, ¿qué demonios es todo esto? El concepto antropológico de cultura se encuentra contaminado por una serie de términos también de esa ciencia, como el sincretismo, por ejemplo. Entonces en esta época sin duda la cultura es cada vez menos comprensible o definible, ¿por qué la necesidad de ir a lo concreto y a la práctica a través de lo intangible?

Y si te atreves a cuestionar eso eres simplemente un retrógrado. Y es gracioso cuando aquellos que dicen estar en contra de las exclusiones se muestran reacios a otras ideas. Dal, en la reunión de ayer, se animó a decir unas cuántas cosas y más que nada a cuestionar lo poco práctica de la idea. Bueno, la acusaron de sectaria y hasta de tener un pensamientos ‘dieciochezco’ (un grandioso término). No he dejado de reírme todo este tiempo. Establecer una relación de cultura como manifestaciones artísticas/ costumbrísticas y confundirlas con una defensa de ‘lo culto’; decir y refrendar que están en contra de la mentalidad por la cual “el artista está más allá del bien y del mal”; o intentar reinventar el país a través de la cultura son sin duda posturas decimonónicas (el término exacto, señores).

El último gran pensador ‘dieciochezco’: Oscar Wilde
¿Por qué? Esa es la pregunta que me he hecho desde ayer por la noche. Lo políticamente correcto ha venido a transformarnos en seres incapaces de pensar. La riqueza de la discusión está en lo incorrecto y de eso ni siquiera se precisa. Asumir que la idea integradora de la cultura (como alguien dijo parafraseando a Raymond Williams, ‘sistemas de significantes que nos mueven’) es válida porque permite la tolerancia y no es excluyente es ignorar lo que es ser humano. A final de cuentas, y no para caer en demagogias o discusiones estériles, lo que hace el ser humano es excluir, esas son las decisiones que toma. Escoge una y desecha otras. De eso se tratan los límites, entonces por qué temerles. “El resultado amplio del taller es bueno porque enriquece el discurso”, alguien comentó ahí con relación a lo del sábado. Más que enriquecer creo que la palabra usada debería ser ‘caotiza el discurso’.

Williams, tú tienes la culpa

Colocar en el mismo nivel a un cineasta y a un vendedor de mercado (“Yo hago cultura en la calle” había dicho ese vendedor el sábado y una de las asistentes de ayer estaba maravillada por eso) es absurdo. Con esto no quiero caer en actitudes segregacionistas, como seres humanos tienen el mismo valor y de seguro a mí me gustaría más conversar con el vendedor que con el cineasta (viviendo en Quito te das cuenta de esa falta de humildad que hay en el mundo de la creación), pero no podemos confundir ni utilizar para un Ministerio, que debería encargarse de proteger, promover, difundir y alentar la creación de obras, de las tradiciones de los pueblos (que se están olvidando algunas), las costumbres étnicas, culinarias y artesanales, una postura que lo colocaría a la par de un Ministerio de Gobierno o de Trabajo… por favor.

Si fuera así, Preciado debería preocuparse por elaborar cursos y talleres para que los ferreteros sepan las diferencias que hay entre los distintos tacos fisher, ya que ellos son significantes en el mundo que se desenvuelven y por ende, cultura.

Sociabilizar o antropologizar la función de un Ministerio y la elaboración de políticas (como definición de principios) es una arbitrariedad que no conducirá a ningún lado. Mezclar ambas nociones es lo más factible, pero simplemente no lo quieren ver pues para muchos de ellos las manifestaciones culturales ligadas al arte son aquellas que excluyen a las clases bajas, lo que obviamente está errado. Ha sido una práctica extraña y tonta en el país. Pero irse a declarar que ‘la cultura es de los ciudadanos’ y darle espacio a gente que practica su cultura, pero que no elabora ‘productos culturales’ es algo que roza lo ideológico y lo intangible.

El Ministerio debería preocuparse por esos ‘productos culturales’ de todas las culturas. Si el deseo es darle realce y espacio a todas las culturas de todos los ciudadanos; señores, exijan al Gobierno que cree el Ministerio de Pluriculturas o de Plurinacionalidades, pero ya.

Basta de antropologizar hasta la sopa.

Quizás para llegar a sistematizar y canalizar todas esas propuestas que saldrán de los talleres deberán llamar al mago Olmedini o a Fosforito… no se me ocurre otra manera.

4 comentarios en “Para definir políticas culturales imprácticas

  1. …pues se debería crear primero un Ministerio de la Identidad Nacional primero, aunque sería turro para los rockeros o street-arters ya que no es típico ni local, en verdad es un tema bastante delicado eso de la cultura, deberían haber más universidades de calidad creo yo, o en estos grupos de discusión proponer proyectos en los que regalen libros universales fundamentales a los colegiales y porqué no escolares (y nada que ver eso con lo de “libros de cabecera” que escuché por ahí… Saludos, la verdad ya se necesitaba de nuevo este blog

  2. …pues se debería crear primero un Ministerio de la Identidad Nacional primero, aunque sería turro para los rockeros o street-arters ya que no es típico ni local, en verdad es un tema bastante delicado eso de la cultura, deberían haber más universidades de calidad creo yo, o en estos grupos de discusión proponer proyectos en los que regalen libros universales fundamentales a los colegiales y porqué no escolares (y nada que ver eso con lo de “libros de cabecera” que escuché por ahí… Saludos, la verdad ya se necesitaba de nuevo este blog

  3. Siento que se cae en un narcisismo del artista. Es igual al Congreso. tratan de reglarse a si mismos y de crear la opinión que deben tener de ellos

  4. Siento que se cae en un narcisismo del artista. Es igual al Congreso. tratan de reglarse a si mismos y de crear la opinión que deben tener de ellos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s